Si ocultas tu ignorancia, nadie te atacará y nunca aprenderás.

― Ray Bradbury, Fahrenheit 451