El corazón tiene su propio idioma. El corazón conoce cien mil maneras de hablar.

– Rumi